ERGO

-Aguascalientes, pudiendo ser un municipio de Jalisco, paradójicamente gracias a Zacatecas hoy es un Estado; también antes llegó a ser un Distrito Federal…

-Octubre, mes hidrocálido; ¿cómo ocurrió en realidad la independencia de Aguascalientes?…

#ColumnaErgo

Por Daniel Guerrero

ESTA SEMANA hay mucho de qué hablar, tanto en materia política como de seguridad pública, sin embargo, por iniciarse el mes de octubre en el que se cumplen 446 años de la fundación de la ciudad de Aguascalientes, me permitiré escribir al respecto con base en un libro del profesor e investigador de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, Jesús Antonio de la Torre, el cual aborda la fundación y desarrollo de la ciudad desde una estructura política y jurídica…

LA VILLA DE NUESTRA Señora de la Asunción de las Aguascalientes, fue fundada en plena guerra chichimeca el 22 de octubre de 1575, por don Jerónimo de Orozco, quien en funciones de presidente de la Real Audiencia de Nueva Galicia (Jalisco), y acatando instrucciones del Rey Felipe II, de crear una villa española entre Lagos y Zacatecas, para asegurar el tránsito y establecer un centro de autoridad, expidió la carta de fundación otorgándosela a don Juan de Montoro, quien antes la había solicitado por su propio derecho en representación de Jerónimo de la Cueva y Alonso de Alarcón…

POSTERIORMENTE debido a su prosperidad, Aguascalientes sería constituida sede de una Alcaldía Mayor bajo la jurisdicción de la Real Audiencia de Nueva Galicia, integrándose por el viejo Huejúcar, la propia Villa de Aguascalientes, Real de Minas de los Asientos de Ibarra y los pueblos indios de Jesús María, San José de Gracia y San José de la Isla, este último hoy perteneciente a Zacatecas, por lo que Aguascalientes ya comenzaba a distinguirse en dos sentidos: como una villa y como una región…

LA GUERRA chichimeca fue sangrienta y costó muchas vidas, se libró en contra de las tribus de caxcanes, guachichiles, guamares y zacatecanos, todos nómadas y estupendos guerreros. La paz se logró gracias a la medidas recomendadas por las congregaciones religiosas, el maestro de La Torre cita en su libro a Philip Powell, quien a su vez escribe: “ En el proceso pacificador hubo cuatro ingredientes principales; primero, la diplomacia necesaria para atraer a las tribus nómadas al acuerdo de establecerse en paz; segundo, un intensificado esfuerzo misionero que dio cohesión y un objetivo espiritualmente loable a toda la empresa; tercero, el trasplante de indios sedentarios a la frontera para poner ejemplo de un modo de vida civilizado y cuarto, el aprovisionamiento de nómadas y de los colonos sedentarios, con fondos de la Real Hacienda, gradual proceso de sustitución de los gastos en que antes se había incurrido al intentar la subyugación militar”…

AGUASCALIENTES HACIA el siglo XVII, es descrita por Francisco de Pareja de la siguiente manera: “Es el lugar de Aguascalientes una villa muy poblada de muchos españoles que aunque tienen sus casas y familias en ella, los más tienen hacienda de labor y de ganados en su jurisdicción de trato muy corriente de sus esquilmos, que traen a esta ciudad de México y la ciudad de San Luis Potosí que está distante treinta leguas por parte de Oriente, y a la ciudad de Zacatecas, de donde está otras treinta leguas de distancia… Llamárola desde su origen con el nombre de Aguascalientes, porque todo el lugar que es muy plano está lleno de algunos ojos de agua que continuamente mana y siempre caliente”…

POSTERIORMENTE, después de las reformas borbónicas apareció la figura del sistema de intendencias, instaurándose doce en la Nueva España: México, Puebla de los Ángeles, Nueva Veracruz, Mérida de Yucatán, Antequera de Oaxaca, Valladolid de Michoacán, Santa Fe de Guanajuato, San Luís Potosí, Guadalajara, Zacatecas, Durango y Arizpe, cuyas funciones de las intendencias eran de real hacienda, gobierno, baja policía, guerra, justicia y regio patronato, la Alcaldía Mayor de Aguascalientes pasó a ser constituida subdelegación de intendencia en 1792 bajo la jurisdicción de la intendencia de Guadalajara y dividida en tres partidos sin contar la cabecera que eran San Marcos, Real de los Asientos de Ibarra y San José de Gracia. Félix María Calleja a su arribo a Aguascalientes describió a la ciudad como un pueblo delineado, con calles rectas, perpendiculares unas de otras y bastante limpias, lo que deja en manifiesto que Aguascalientes desde siempre se ha caracterizado entre otras cosas por su limpieza, los habitantes en 1579 serían 20,299.

Del mismo modo, el propio Calleja narra que la ciudad de Aguascalientes era conformada por 56 europeos, 4819 españoles, 1301 indios, 500 mulatos y 1700 mestizos; el antiguo barrio de San Marcos era un arrabal con 442 indios que se dedicaban al cuidado de huertas; Real de Asientos era habitado por 8 europeos, 1302 españoles y 508 de diferentes castas que estaban ocupados en el trabajo de las minas; por su parte el partido de San José de Gracia, pueblo que se inundó a mediados del siglo XX para la construcción de la presa, era conformada por 450 indios; el partido de San José de la Isla contaba con 304 indios que se dedicaban al corte de madera y fábrica de carbón; finalmente, Jesús María era habitado por 725 indios chichimeca dedicados a la siembra…

AGUASCALIENTES como subintendencia adscrita a la Intendencia de Guadalajara gozaba de prerrogativas y creció rápidamente gracias al comercio de carne y granos, lo que hasta cierto punto ocasionó recelo por parte de funcionarios zacatecanos que exigían que Aguascalientes pasara a formar parte de la jurisdicción de la intendencia de Zacatecas, ya que Aguascalientes lejos de Guadalajara evadía controles fiscales, por lo que luego de varios litigios ante el Virrey, finalmente en 1804 Aguascalientes pasó a formar parte de la intendencia de Zacatecas al ventilarse un fraude fiscal por parte de funcionarios aguascalentenses. Con el paso de los años las diferencias entre zacatecanos e hidrocálidos quedarían bastante marcadas…

EN LA ETAPA INDEPENDIENTE los Estados se definieron de acuerdo a como estaban conformadas las Audiencias, por lo que Aguascalientes pasó a ser provincia de Zacatecas, hay que imaginarnos el enojo por parte de nuestros antepasados. Aunque Aguascalientes era partido de Zacatecas y teniendo bajo su jurisdicción sus antiguos partidos, nuestra ciudad y nuestro actual Estado siguió siendo próspero con acumulación de riqueza ganadera, agrícola y comercial a grado de rebasar en calidad de vida y economía a la propia ciudad de Zacatecas, por lo que la idea de la emancipación siempre fue creciendo, sin embargo, era frenada por el poderoso ejército con el que contaba Zacatecas…

LA LEYENDA DICE que Aguascalientes fue convertido en Estado gracias a un beso que le concedió María Luisa Fernández Villa de García Rojas a Antonio López de Santa Anna, sin embargo, sólo es una historia romántica. El hecho que generó la separación fue el liberalismo jurídico del gobernador de Zacatecas, Francisco García Salinas, que contrastaba totalmente con la sociedad de Aguascalientes, ya que buscaba crear un banco agrícola con los fondos de la Iglesia. Sin embargo, la gota que derramó el vaso fue que García Salinas desafió al entonces presidente Antonio López de Santa Anna al rehusarse a formar parte de un sistema federal centralizado, por lo que el propio Santa Anna lideró el ejército federal para enfrentarse a las tropas de García Rojas, y al entrar en Aguascalientes fue recibido en medio del clamor popular, repique de campanas de Catedral y descargas de artillería, y en la misma Catedral se ofreció el canto del Te Deum en su honor, posteriormente el ejército federal derrotó al zacatecano, y gracias a la alianza política entre la élite de Aguascalientes y Santa Anna fue que el Congreso de la Unión atendió a la petición y por decreto en 1835, se le concedió a Aguascalientes la independencia de Zacatecas y la constitución de Estado Federal…

EL HOY EXTINTO, poeta, escritor e historiador Juan Pablo de Ávila, llegó a mencionar diversos hechos inimaginables ocurridos a lo largo de la historia de Aguascalientes, como lo fue durante la invasión francesa en 1861, cuando tropas francesas tomaron la ciudad y utilizaron las actuales instalaciones del casino como cuartel, posteriormente fueron expulsados y vencidos durante una batalla a las afueras del norte de la ciudad donde ahora es la cuchilla de 5 mayo y prolongación Zaragoza…

ES UN ORGULLO saberse aguascalentense, con el antecedente de que nuestra ciudad y nuestro Estado, desde sus inicios se caracterizaron por ser un lugar con buena calidad de vida y crecimiento económico, y con más orgullo gritaremos el próximo 22 de octubre ¡Viva Aguascalientes!

POR LO PRONTO, estamos pendientes…